El mantenimiento de las placas solares las hace más resistentes y duraderas. Sin embargo, no realizar el cuidado adecuado podría causar que su producción de energía se vea mermada. 

Por ello, queremos mostrarte cual es el cuidado adecuado que se le debe dar a este tipo de sistema.

Mantenimiento de las placas solares

¿En qué consiste el mantenimiento de las placas solares de mi vivienda o negocio? Antes de hablarte sobre ello es necesario que sepas cuál es la vida útil de estos dispositivos..

Duración de las placas solares

De todas las formas de energía renovable la solar es la que más se emplea en la actualidad. Es una de las fuentes de energía limpia que no genera gases de efecto invernadero. A pesar de su elevado gasto inicial, al incluirla como una fuente de energía consigues un ahorro de entre 70% y 85% en tu factura de luz.

Pero ¿cuál es la duración de estas placas fotovoltaicas? Uno de los puntos que hay que tomar en cuenta es el tiempo de exposición al sol; por su ubicación, las placas estarán expuestas a cambios climáticos como el calor, el frio o la lluvia.

No obstante, en condiciones normales, el promedio de vida útil de una placa solar es de 25 años. Puede extenderse a 30 años con una supervisión adecuada. En todo caso, hay que tener en cuenta que la potencia puede disminuir a los 20 años debido al desgaste que sufren las células. 

Velocidad de deterioro 

La potencia nominal que tienen los paneles solares mono y policristalinos se degradada en un 0,5% anual. Debido a que estos paneles tienen una película más delgada pierden sus cualidades más rápido que los otros. No obstante, no solo debes tener en cuenta la vida útil de todo el módulo, sino la de cada uno de sus componentes, como la batería y los inversores. 

El principal enemigo de los paneles fotovoltaicos son los factores medioambientales. La superficie de las placas o paneles puede estar cubierta de hojas, polvo y partículas de contaminación. Solo el mantenimiento oportuno puede eliminar estos elementos que afectan el funcionamiento y la vida útil del dispositivo.

Aunque la merma de su rendimiento sea solo de un 10% se estaría acortando la vida útil del sistema y, por lo tanto, malgastando el dinero. 

Chequeo continuo 

Muchas personas hacen por sí mismas el mantenimiento de las placas solares de su vivienda. Solo se requiere de tiempo. El mantenimiento puede hacerse una vez al año, bien sea en la mañana o al caer la tarde, cuando su rendimiento es menor. 

Si el entorno recibe mucho polvo o suciedad, el mantenimiento debe hacerse con más frecuencia, de 3 a 4 veces al año.

Pasos para realizar el mantenimiento

Para mantener en óptimas condiciones la placa fotovoltaica de tu vivienda debes seguir los siguientes pasos:

  • Con un cepillo o una escoba, elimina cualquier desperdicio que quede depositado en el panel (hojas, polvo y otros).
  • Después debes limpiar el área con agua y jabón. Utiliza siempre esponjas suaves, para evitar rayar y dañar la superficie del panel. No utilices detergentes o materiales ásperos que puedan rayar el cristal de la placa. Usa una pequeña cantidad de jabón diluido en agua y humedece la suciedad para que después puedas retirarla con facilidad. Luego aclara la placa con abundante agua para no dejar restos de jabón.

Ten presente que el agua debe estar siempre tibia; si utilizas agua fría, puedes dañar el contraste térmico. También debes tomar en cuenta la potencia de salida del agua. Un chorro muy potente puede dañar la superficie de los paneles.

Importancia de un buen mantenimiento

El cuidado periódico de los módulos solares fotovoltaicos es esencial para preservar este medio de energía renovable. Esta es una tecnología que requiere poco mantenimiento y se basa más que todo en limpieza. Sin embargo, es de vital importancia realizar este proceso para alargar la vida útil del sistema. 

La inspección periódica también es necesaria para verificar que todos los componentes del módulo estén en buen estado.

¿Qué hacer con los paneles solares al terminar su vida útil?

A pesar de que la revisión continua de los módulos alarga su vida útil, pasado cierto tiempo –entre 20 y 30 años− tendrán que ser retirados. 

Cada año que pasa, infinidad de módulos fotovoltaicos se suman a decenas de millones de toneladas de desecho. ¿Y qué harán con ellos? ¿Qué harás con tu módulo al terminar su vida útil? Esta es una temática importante para la sostenibilidad del medio ambiente y una energía limpia y renovable.

Hasta el momento, se utilizan dos métodos diferentes para el reciclaje: el mecánico y el térmico. Se trata de procedimientos para recuperar y colocar nuevamente los materiales en el ciclo de producción.

Consejos para el mantenimiento de las placas solares

Para mantener las placas solares para casa en buenas condiciones debes seguir estas recomendaciones:

  • No utilices demasiado detergente y asegúrate de que no queden restos que puedan dañar la superficie de los paneles solares fotovoltaicos.
  • Haz la limpieza los días en que sopla el viento, para facilitar tanto la eliminación de polvo y otras partículas, como el secado de las superficies. 
  • No debes lavar los módulos a presión, ya que esto podría dañarlos 
  • Al limpiar el equipo debes tener la mayor precaución, ya que estarás trabajando sobre altura y con agua, en un lugar donde hay electricidad. Así que debes utilizar protectores aislantes. 

Cerciórate de que todos los elementos de instalación funcionen correctamente y así podrás asegurar su máximo rendimiento. 

Los módulos fotovoltaicos tienen una producción máxima que solo se alcanza en condiciones ideales. Existen pérdidas ocasionadas por diversidad de factores como: las sombras, la suciedad, el polvo, la mala orientación, entre otros. 

Pero esto puede ser solucionado a través del chequeo e inspección regular. Si tienes dudas acerca del adecuado mantenimiento de las placas solares de tu casa, negocio  o empresa, solicita la asesoría de  nuestros profesionales, de manera tal que evites que tus módulos pierdan su garantía o su eficiencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba