La conexión de las placas solares no representa ninguna dificultad si te informas adecuadamente sobre el tema. Obviamente, contarás con una empresa instaladora para este trabajo; pero no está demás saber de qué se trata, ya que hablamos del proceso de transición del sistema eléctrico convencional al uso de energía solar en tu hogar u empresa. 

¿Quieres saber cómo se conectan las placas solares de tu sistema fotovoltaico? ¿Cuáles son los tipos y los puntos a considerar para ello? En este post te contamos con detalle todo lo que debes saber.

Conexión de las placas solares 

Todo sistema de energía fotovoltaica requiere de varios módulos. La forma de hacer la conexión de las placas solares es esencial para garantizar la intensidad y tensión requeridas para que la instalación funcione adecuadamente.

Y no solo es importante tomar en cuenta los diversos tipos de conexiones entre placas solares, sino del sistema completo con el exterior. Solo así se obtendrá un rendimiento idóneo y el ansiado ahorro en las facturas de luz. 

Tipos de conexiones

Una vez seleccionado el modelo de placa solar, hay que decidir el tipo de conexión. Hacerlo correctamente es primordial para que la instalación tenga un rendimiento óptimo; de no ser así tendría un mal funcionamiento y, tal vez, dañar alguno de los componentes del sistema.

La decisión de realizar uno u otro tipo de instalación es responsabilidad del instalador que diseñó el sistema; esto se hace para conjugar los diversos elementos que lo integran, debido a que los módulos y el inversor solar funcionan a tensiones diferentes. 

Le corresponde al técnico calcular el número de placas necesarias para adaptarse al consumo de energía de una vivienda o negocio; luego, debe elegir el inversor adecuado para que, al conectar el conjunto de módulos, se alcance la tensión admitida por este. Estos son los tres tipos de conexiones posibles:

  • En serie

Como su nombre lo indica, se conecta cada módulo solar con el siguiente, como una cadena cuyos eslabones son las placas. Esto se hace uniendo el polo positivo de cada unidad al polo negativo de la siguiente, y así sucesivamente. De esta manera, se incrementa la tensión y la intensidad no se altera.

No hay límites para el número de paneles que pueden conformar un conjunto en serie. Pero no hay que olvidar que nuestro objetivo sí tiene un límite definido por la tensión de salida requerida para unir los paneles al siguiente componente del sistema. Además, jamás debemos exceder el voltaje del regulador de carga al que va conectada la red.

Este tipo de conexión se implementa cuando se desea obtener voltajes más superiores a los nominales ofrecidos por cada placa. De manera que, si buscamos 48 V y tenemos módulos de 12 V, tendremos que conectar 4 para alcanzar este voltaje. Otro propósito es adaptarse al inversor disponible, debido a que estos elementos cuentan con una tensión de trabajo mínima. 

Nota importante: para unir de manera correcta los módulos al inversor debemos fijarnos en la ficha técnica de la placa. Se ubica el valor Voc, el cual se multiplica por el número de placas en serie; seguidamente, se compara con el valor Max PV Voc. Con esta información se puede saber, a ciencia cierta, el número total de placas que se pueden conectar.

  • En paralelo

A diferencia de la anterior, esta conexión busca subir la intensidad conservando igual la tensión. Aquí vamos a unir polo positivo con polo positivo; lo mismo con los negativos. Toda la cablería unida al polo positivo de cada módulo se conecta a un cable mayor que refuerza el funcionamiento de los demás. Asimismo, los cables negativos se unen a un cable conductor más grande.

Este procedimiento logra que la intensidad de la corriente del grupo de módulos sea igual a la sumatoria de las intensidades de cada uno. Mientras, la tensión no ha variado. Pero, hay que tener en cuenta que, para esta conexión debemos contar con elementos adicionales como, por ejemplo, los conectores MC4 con doble entrada para los paralelos.

También son recomendables los repartidores de corriente que se colocan debajo de las placas y en cajas estancas. Con este componente se pueden conectar hasta 12 módulos de una vez solo pelando un poco el cable y teniendo un destornillador a mano.

  • Combinado o mixto

Esta modalidad consiste en  crear varios conjuntos de módulos solares uniéndolos en serie. Luego, se conectan esos conjuntos paralelamente. Esto se hace con el propósito de optimizar el sistema obteniendo la intensidad y tensión idóneas para instalar un inversor que aporte un resultado mejorado a la instalación.

Este tipo de conexión se usa especialmente en instalaciones que exigen conectar más de 5 paneles solares de 60 células, con potencia que supera los 200W. con ella se obtiene aumentar el amperaje total del sistema: incrementa el voltaje y la intensidad. 

Si se utiliza un regulador MPPT se puede utilizar cualquier tipo de módulo, incluyendo los de 60 células, teniendo siempre la precaución de no exceder el voltaje máximo admitido por el regulador de carga. Es importante asegurarse, además, de que el número total de paneles solares utilizados es siempre par.

Busca un  profesional para tu conexión

Como hemos visto, conectar los paneles solares de tu instalación fotovoltaica no es algo demasiado complicado. Sin embargo, no es recomendable que los hagas por tu cuenta si no tienes experiencia en este tipo de trabajos. Ten en cuenta que el más mínimo error puede dañar alguno de los componentes de tu sistema o provocar un mal funcionamiento que deteriore tu instalación. Por eso, la sugerencia es que recurras a los servicios de técnicos reconocidos o una empresa que, como Enerpro, tiene más de 20 años en el ramo. Poner tu instalación en manos de este experimentado equipo de profesionales te dará la seguridad de un trabajo de calidad. Por eso puedes contactarnos sin compromiso a través de nuestra página web y te atenderemos de inm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba